Córdoba, siempre Córdoba…

La derrota en Mataderos ante Santamarina dejó secuelas y Chicago tuvo una rápida reacción: jugó mal pero fue efectivo para traerse tres puntos vitales desde Alta Córdoba.

El partido comenzó de manera adversa ya que, más allá de la superioridad del local en el juego, un zapatazo de Vella de media distancia quebró la resistencia de Agustin Silva y marcó la tempranera diferencia.

El resto del primer tiempo la Gloria fue superior pero el Verde metió el clásico gol anímico: antes del cierre, se escapó el Loco Melo, lo bajaron en el área y fue él mismo quien pateó y convirtió con jerarquía el empate desde el punto del penal.

En el complemento el mismo Melo la picó por encima del arquero y puso la diferencia con un golazo que enmudeció al estadio. Una contra letal concretada con la calidad del Loco.

El equipo de Perazzo siguió jugando mal en cuanto a la generación de juego, pero siendo ordenado de mitad de cancha hacia atrás, sobre todo apoyándose en el gran torneo que vienen realizando tanto los centrales (Fleita – Achucarro) y los volantes centrales que se ganaron el puesto hace varias fechas (Juarez – Miceli).

Una jugada desafortunada pegó en la mano de Fleita dentro del área y el árbitro dio penal para que Pablo Vegetti (goleador del torneo con diez tantos) pusiera el transitorio empate que poco duraría…

Otra contra precisa y bien concretada por Juan Sanchez Sotelo, pocos minutos después del empate y cerca del final, decretó el definitivo 3 a 2 y la victoria de un Chicago que mantiene la diferencia de cuatro puntos con Sarmiento de Junin (todavía tiene que quedar libre y venir a Mataderos).

Cordoba, siempre Córdoba. Esa provincia donde el Verde acumula cada vez más alegrías y donde casi se siente como en casa… ¡Dale Verde!

+Foto: gentileza de https://www.lavoz.com.ar/

Share

Author: Nicolas Pelletan

Share This Post On