Mato y juego

Un tiempo le alcanzó a los dirigidos por Andrés Guglielminpietro para poner en marcha la ilusión de volver a Primera. Con goles de Nicolás Gimenez y Lucas Baldunciel, Chicago logró la victoria en su debut en la B Nacional 2016.

De entrada, Almagro intentó hacer pesar su localía. Sin ideas, empujando, generó las primeras situaciones aunque no hubo peligro para el arco defendido por el Oso Sánchez. Muy rapidamente, los pibes del Verde desbarataron estas intenciones. Federico Fattori (con la cinta de capitán) y Alejandro Melo se reencontraron con Lucas Baldunciel y Nicolás Gimenez, y no tardaron en hacer de las suyas. A los 10 minutos, Melo se metió en el área a pura velocidad, lo bajaron y Mariano Gonzalez (buena actuación) dio penal. Nico Giménez engañó al ex Chicago Agustín Gomez, y definió suave a su palo izquierdo. 1 a 0 madrugador, y el Tricolor sintió el impacto.


Tan solo dos minutos habían pasado, cuando Chuky Baldunciel guapeó, robó la pelota y definió de zurda, fuerte y cruzado, inatajable para el uno local. 2 a 0 y golpe de knock out para un equipo que dio muchas facilidades atrás.

Desde ahi, el Verde fue el dueño absoluto del partido. En el fondo, Valdéz y Espindola no dejaban huecos para que Altamirano preocupara. Alan Schonfeld acompañaba y aparecía como opción constante en ataque, llegando al area rival con mucha frecuencia. Federico Fattori manejaba los hilos del conjunto de Mataderos, y se juntaba con Nico Gimenez para generar futbol. Detras de ellos, Axel Juarez se mostró muy sólido en la marca y criterioso para descargar rápido en un compañero. Lo mejor se vio adelante: el Loco y Chuky jugaban dos cambios arriba del resto. Brito se asoció bien con ellos, pero se notó que no está comodo como delantero de área: fue mas lo que asistió al resto que sus intentos al arco.

Es cierto que Chicago mereció irse al descanso con al menos un gol mas en el marcador, especialmente por ese cabezazo a quemarropas que Gómez le tapó a Brito tras una gran jugada colectiva. Tan cierto como que el partido se podría haber complicado si el penal (mal cobrado) ejecutado por Altamirano entraba en lugar de pegar en el travesaño.

En la segunda etapa, Chicago acusó el esfuerzo y se replegó, dandole mas lugar para jugar a un Almagro que iba, aunque con muy pocas ideas. Solo generó una chance clara, en un bombazo de Matías Ruiz Sosa que el Oso tapó con una gran reacción. Con alguna contra se podría haber ampliado el marcador, pero no hizo falta. El Verde ganó con comodidad y se anotó sus primeros tres puntos en el primer partido de un Nacional B, algo que no pasaba desde el 2000 (1 a 0 a Platense con gol del Topo Gómez).

Los pibes del club invitan a soñar, por juego y por actitud. Los que llegaron se contagian y parecen entender de que se trata: cuando se puede se juega, y cuando no, se mete. Como marca la historia. Vamos por mas…

Share
Share This Post On