Sin reacción

Luego del ultimo triunfo en Corrientes había vuelto la ilusión a Mataderos, pero el equipo volvió a chocar contra sus propias limitaciones. Esta vez en casa la actitud de Chicago (casi “sin reacción”) hizo explotar a su gente, que se fue entre silbidos e insultos para los protagonistas.

El equipo de Sergio Rondina no pudo resolver la resistencia del sistema defensivo perfecto que dispuso Independiente Rivadavia de Mendoza, y los de Alfredo Berti golpearon de contra a poco del final.

Este equipo parece estar obstaculizado por sus propias limitaciones, sobre todo, cuando tiene que agarrar la pelota y ser protagonista. El Ascenso queda lejos, se desperdició una linda oportunidad para descontarle a los de arriba y las esperanzas son casi nulas.

Share

Author: Nicolas Pelletan

Share This Post On