Una buena y un trago amargo

La gran victoria ante Temperley en Mataderos le devolvió la ilusión a todos. Chicago ganó 4 a 1 con una superioridad notoria y con una contundencia pocas veces demostradas durante el torneo.

Por otro lado, el viaje a Santiago del Estero dejó un sabor amargo entre sensaciones encontradas: el Verde superó al rival durante todo el partido, lo ganaba 1 a 0 gracias al gol del Loco Melo pero el Aurinegro lo empató en el minuto 95 con un golazo de tiro libre del Bomba Navarro.

Con el correr de las horas se valora el hecho de haber sumado en el interior, donde Chicago ganó todos los partidos y sólo empató ante Mitre.

Para que este punto tome aún más valor será fundamental conseguir buenos resultados en los partidos picantes que se vienen: el Domingo ante Chaca y luego en la visita al Deportivo Morón.

La ilusión sigue latente y el sueño sigue cerca. Mataderos no se rinde.

*foto gentileza de elliberal.com.ar
Share

Author: Nicolas Pelletan

Share This Post On